OLVIDÓSEME DECIR – DÍA 10: SÁBADO FAMILIAR Y DOMINGO COWBOY

Diario:

Ayer volví de mi semana de vacaciones con estos y me tocó hacer un poco el papel delante de la familia. Por supuesto no les conté lo que había pasado con Alba, pero algo debieron notarme, porque después de comer me dijeron que estaba un poco raro. Yo les decía que estaba cansado y que quería descansar. Coló bastante, o eso creo. En verdad lo que quería era meterme en mi habitación y ponerme a escribir, pero qué va: imposible. La vieja se empeñó en que fuéramos a pasear y a tomarnos una horchata a la Calle del Mar, que hacía una semana que no nos veíamos y que me habían echado mucho de menos. Entendido. Era lo que tocaba. Total, que fuimos para allí. Menos mal que les hice caso, ya casi no me acordaba que las palmeritas es de lo mejor del verano. Ah, qué riquísima esa mezcla de horchata y granizado de limón. Estuvimos toda la tarde andando por el paseo y acabamos cenando en Can Llaunas. Qué pasada de bravas y de bocatas hacen estos tíos. Yo no paraba de pensar en lo grande que es el mundo, pero en lo que mola este mundo pequeñito que es mi ciudad, mi Badalona: la Rambla con sus palmeras, el Pont del Petroli, el frankfurt de la calle del Mar, el puerto nuevo, el paseo, los chiringuitos… Es casi como vivir en el Caribe, qué coño. Además esta ciudad es muy manejable: andando te plantas en cualquier lado y tenemos un montonaco de playa. Vale, a mí me gusta más coger el tren e ir a Montgat, pero es por vicio. La playa de Badalona está bien y ahora la que está cerca del puerto mola mucho. También están las casetas de la Doncella. Alguna vez nos hemos colado y tiene ese punto viejuno pero selecto que también mola un montón. Lo que no es tan guay son todas las pijas casposas del centro que te miran por encima del hombro, como si les estorbaras, como si no tuvieras derecho a ser de esta ciudad… Esta peña sí que me jode la existencia: a ver por qué no pueden tener dinero sin ser repelentes, o directamente subnormales. A ver por qué no pueden ser como la familia de Alba, que seguro que tienen pasta a aburrir, pero me tratan bien y me aprecian tal y como soy, venga de dónde venga, tenga lo que tenga o sepa lo que sepa. En fin, gente idiota hay en todos los sitios, eso seguro.

rambla-badalona

Llegando a casa, Carlitos estaba asomado a la ventana echándose un piti y me llamó. Me preguntó qué iba a hacer y le dije que nada, que ya habíamos cenado. Se bajó un rato y estuvimos en un banco de la plaza poniéndonos al día. Le conté que con lo de Alba estaba rallado, que éramos de mundos distintos y que estaba cagado por decepcionarla. El tío se echó a reír y me dijo que de eso nada. Que si le gustaba era precisamente porque éramos de mundos distintos. Que para ella yo era como un tío exótico. Que yo era de otro mundo, igual que ella era un mundo nuevo para mí. Me ha dicho que si a la tía le había molado, que no me rallara tanto y me dejara hacer. Le estuve contando cómo era su familia y su casa y todo eso y el tío me dijo que dejara de rallarle y le dijera si ella me molaba o no. Pues esta es la movida Carlitos, esta es la movida: que somos cantidad de amigos, no sé si hacemos muy bien en liarnos o qué. El tío dice que en general liarse con los amigos es una movida que no sale bien, pero que en todas las reglas hay excepciones, y que lo mismo nos iba de lujo. Que sólo lo iba a saber si lo probaba. No paraba de insistir en si me molaba, si estaba buena, vamos. Yo venga a decirle que sí, pero él venga a insistir. Al final le tuve que enseñar fotos. Carlitos flipaba. Me dijo era un pibón y que olé mi polla otra vez. Que menudo campeón estaba hecho y todo eso que decimos los tíos, en fin.

Me sorprendía la manera en la que me hablaba Carlitos, porque él siempre es un tío serio cuando hablamos de temas importantes y ahora estaba muy pasota. Cuando se lo dije me contestó que la mayoría de veces estas cosas de los tíos y las tías son incomprensibles, así que lo mejor es no pensar mucho y actuar por instinto: si los dos estáis bien es que estáis bien y sino, no estáis bien. Joder, Carlitos… hijo mío, menos mal que te conozco, porque sino ahora mismo te mandaba a solicitar una paga. Menuda subnormalidad me acabas de soltar. El tío me dijo que sí, que me callara la boca, que el que andaba subnormal aquí era yo, y que lo que tenía que hacer era dejarme de hostias. Que la cosa era mucho más simple y que no tenía que rallarme tanto con qué esperaba ella de mí. Que lo que tenía que tener claro era si yo quería tener una relación con ella así, de más que amigos. Yo le dije la verdad: que no me lo había planteado nunca. Me contestó que yo era un tontaco, y que seguro que se veía a kilómetros que la tía andaba por mí. Le conté que Sergio también me lo había dicho y que seguro que yo era un tontaco, porque si hasta él, que sólo le presta atención a la letra escrita, se había dado cuenta es que la cosa estaba bastante clara. “Claro, melón. Si hasta el muertaco ese que tú dices se ha dado cuenta lo que pasa aquí es que tú estás tolai total. Mira nen, llevas un cacao en la cabeza que ni tiene sentido ni sé a qué viene. Aquí tú eres tu propio enemigo. ¿Qué es eso de que te da miedo decepcionarla? Pues no dices que tú no te habías coscado de nada y que ha sido ella la que te ha comido la boca? Joder, pues tú a lo tuyo. Si luego a la tía no le molas es su problema, ni que estuviera contigo por pesado, ¿no?”.

stock-footage-animation-of-slowly-gestating-exclamation-mark-on-white-background

Joder. Menos mal, Carlitos. Menos mal que ahora sí me dices cosas con sentido y me das una colleja que me sacuda de toda esta paranoia que me he montado. De todas formas, la movida es que Alba se ha convertido en mi mejor amiga este año. Si la liamos y todo se va a la mierda va a ser un palo muy gordo, porque no es sólo como cuando me dejó la Vanesa, que yo ya sabía que la cosa iba a durar hasta que ella quisiera, es que yo no quiero perder a Alba. Me dijo que me entendía, pero que no hay ningún seguro para eso, que o me la juego o no me la juego. También que, si me rajo ahora, es muy probable que la tía se ralle y joda lo que hay; mientras que sí sigo puede que se joda, pero que la tía es un pibón y si encima es mi mejor amiga pues es como que te toque la lotería, así que que no haga el primo y me tire de cabeza. “¿Qué somos, leones o huevones? Pues eso, David, pues eso”. Echamos el último piti y nos subimos a casa. Por último me dijo que no me rallara y que fuera haciendo y a ver qué pasa. Que la mayoría de veces las preguntas que nos rondan la cabeza no son ni tan urgentes ni tan importantes y que en estas cosas todo se acaba contestando solo.

Ya en casa hablé un poco con Alba por Whatsapp. Ayer pasaron todo el día en Cadaqués. Durmieron allí y hoy querían ir a Roses a pasar el día. No paraba de decirme que ojalá estuviera con ella, que se habían comido un arroz con bogavante que me habría encantado. Me mandó fotos y sí, joder, seguro que me habría encantado. La tía no paraba de preguntarme cómo estaba y yo le decía que estaba bien, pero que también estaba cagado. Ella se reía y me decía que era muy mono, y que no tenía que tener miedo de nada. Que ella estaba genial y que quizá yo tenía otros tempos, pero que a ella ya le estaba bien, que me entendía y que no quería agobiarme. Yo le decía que tenía mil preguntas que hacerle, pero que no acababa de atreverme. Me ha contestado que no me preocupara, que podíamos hablar largo y tendido, que el martes tenía pensado bajar a BCN y que si quería nos podíamos ver un rato. Joder, pues claro. El martes nos vemos.

***

Esta mañana, a las 9, ha venido a casa un transportista de Seur que traía un paquete para mí. ¡Qué ilusión! Era la primera vez que recibía un paquete y he tenido que salir a firmar y poner mi DNI y todo. Era una caja bastante grande. No tenía ni idea de qué había dentro ni quién la enviaba. La vieja me ha preguntado que si de verdad era para mí, claro, es que en casa nos hemos quedado todos flipando. Al abrirla yo he sabido de seguida quién la enviaba y me he puesto un poco rojo. El paquete lo mandaba Alba y dentro había el diario que estábamos escribiendo para los profes, unos cd de música y una caja de color plateado en la que ponía STETSON 150. Juan y la vieja estaban flipando y no paraban de preguntar qué era eso y decirme que qué bonito todo. Cuando les he dicho que esto era cosa de Alba me han dicho que era muy mona y que tenía que llamarla para darle las gracias. Yo les he dicho que sí, pero que antes tenía que verlo todo bien para saber qué decirle.

34053a

El plan de hoy en casa era ir a Sitges a pasar el día, pero como yo he recibido esto les he dicho que si no les importaba que me quedase en casa, que quería escuchar todas las canciones y escribir un poco en el diario de los profes. La vieja se ha hecho la remolona y me ha dicho que podía escuchar la música en el coche, pero Juan se ha puesto de mi lado y le ha dicho a la vieja que no pasaba nada, que podían ir ellos, que a mí me vendría bien tener un día para mí. Un domingo de Rodríguez. Cuando he abierto la caja plateada hemos visto que había un sombrero de cowboy y Juan ha dicho que mi domingo iba a ser de cowboy. A todos nos ha hecho mucha gracia, pero la vieja, que es más curiosa que un gato, me ha preguntado por qué me enviaba esto y yo le he dicho que no lo sabía. Que el sombrero era parecido a uno que tenía su padre, que se lo puso los días que estuvimos en la casa y que a mí me flipó bastante, que supongo que lo haría por eso. Mi madre ha estado diciendo que un sombrero así era un regalo muy caro y que si estaba seguro de que era para mí. “Joder mamá, ¿pues no ves que el paquete está a mi nombre?”. La vieja no paraba de insistir en que llamara a Alba y yo que sí, pero que se esperara un poco y dejara de agobiarme. Menos mal que Juan se estaba quedando con la copla y le ha dicho “mujer, no agobies al chaval. Ellos sabrán, son cosas suyas, no te metas en lo que no te llaman”. No veas, qué bien traído. Hemos desayunado y ellos se han preparado para irse.

Cuando me he quedado sólo me he vestido con un tejano y una camisa de cuadros, me he puesto el sombrero y me he hecho una foto y se la he enviado a Alba por Whatsapp. Me ha contestado al segundo poniéndome la cara con los ojos de corazón. Iba a llamarla, pero se me ha adelantado. Me ha llamado Woody y me ha dicho que estaba guapísimo con el sombrero y si ya había oído los cd y leído su carta. Le he dicho que no, que acababa de recibirlo y de quedarme solo en casa. Me ha dicho que vale, que entonces mejor me llamaba luego o la llamara yo, si quería. Yo le he dicho que sí. Que me lo miraba todo y luego la llamaba. Casi se me olvida darle las gracias, sigo siendo un cero a la izquierda cuando recibo regalos, aunque cada vez sean más frecuentes.

Lo primero que he hecho ha sido buscar la carta de la que me había hablado Alba. Era un sobre de color rojo oscuro. Dentro había unas hojas de color amarillo escritas a mano. Empieza diciendo “Hello; Supongo que a estas alturas ya llevarás puesto el sombrero. Sé que te parecimos una familia de cowboys, así que ¿qué mejor que un sombrero para que te acuerdes de mí? David no es un nombre muy de cowboy, eso sí, he pensado que puedes ponerte otro: a mí me gusta Woody, como el de Toy Story. Si quieres, te dejo que me llames Jessie; aunque si te soy sincera prefiero otros. Escucha los discos que te envío y a ver si te enteras de por qué”. La carta seguía diciendo que me echaba de menos y luego me explicaba cosas de las canciones que me enviaba en los discos. Había de todo. Tengo que escucharlas con atención, pero se me acumula la faena, ya que una de las cosas que me dice Alba es que tengo que escribir en el diario de los profes, que soy el que menos he escrito y que eso no puede ser, que “el escritor del grupo eres tú”. Pues es verdad. Voy a ponerme a escribir allí. Está claro que lo de ponerme a pasear por mi cabeza va a tener que esperar un día más. A ver si mañana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s