SUMMERCAMP – Día 10

bolsa_de_plastico

Diario, hoy ha sido un día de puta madre. Port Aventura ha sido genial: nos hemos montado en todo y nos hemos reído un montón. Ahora ya vamos de vuelta al casoplón. Vamos en un autocar y casi todo el mundo está dormido: el Andrés, el Héctor, la Carla, el Jesús, el Jordi… La Alba, que va a mí lado, también está dormida. Hay que ver cómo son las tías cuando duermen. Yo a la Vanesa no la he visto nunca dormida, la verdad es que tendría su qué. El Sergio es de los pocos que va despierto, leyendo claro. Ahora el tío está con otro tocho, éste se llama Las uvas de la ira. Lo sé porque esta mañana, al hacernos la mochila, yo he metido el diario en una bolsa de plástico de esas que me dio la vieja para la ropa sucia, o en una donde me puso todas las cosas que me he traído aquí: el gel, el champú, la pasta de dientes, la colonia, el desodorante… cada cosa en una bolsa. La vieja es que lo mete todo en bolsas de plástico. “Para que no se salga”, “para que no se moje”, todo metido en bolsas. Desde siempre. Yo ya lo he cogido como costumbre; “todo se pega menos la hermosura”, que dice la abuela. Bueno, pues eso, que esta mañana, al hacerme la bolsa he metido el diario en una bolsa de plástico y el Sergio me ha pedido si le podría meter su libro. Entonces lo he visto. Éste tiene 683 páginas, casi nada. Al final he acabado por darle una bolsa a él. Así no tengo que estar pendiente de que me lo pida o lo que sea. Mejor, porque no nos hemos sentado juntos ni a la ida ni ahora, a la vuelta. En los dos viajes ha sido la Alba la que se ha puesto a mi lado. Por la mañana me ha estado contando cosas de su vida, de los viajes que ha hecho, de canciones que le gustan, de cosas difíciles de tocar con el bajo… Ha estado entretenido, además la tía me iba poniendo canciones. Ahora a la vuelta hemos hablado un poco, pero se ha puesto la música y se ha quedado frita. Está graciosa dormida, con los pies recogidos en el asiento, hecha una bola, y una mano en la cara. Todo está en silencio y como sé que al llegar voy a caer rendido en la cama, me he puesto a escribir ahora aquí.

bratwurst

La verdad es que lo que tengo ahora mismo en la cabeza, más que las cosas que hemos hecho hoy, son las cosas de Badalona. Ya llevo diez días aquí, y aunque me lo esté pasando bien hay cosas que echo de menos cantidad. Si ahora llegara a mi casa, además de darme una ducha, me comería un bikini con un vaso de CocaCola hasta arriba de hielo. Aquí no pasamos nada de hambre, y salvo cosas contadas, la comida está buena. Pero mira, la casa de uno es la casa de uno. Aquí no puedo ir a la cocina y comerme una oliva, como hago a veces en casa. O no puedo ir a la playa por la mañana, como he hecho siempre en agosto, y pararme en el Frankfurt de la Calle del Mar a comerme un bratwurst hasta arriba de mostaza. Hostia, ahora me he acordado de las Palmeras del Soler. Eso sí que me apetece. Esa mezcla de horchata con granizado de limón, joder ¡qué vicio! También está la Vanessa, claro, que tengo la sensación de que me la estoy perdiendo. Quiero decir, que diez días son un montón de días. ¿Tú sabes todo lo que podríamos haber hecho en estos diez días la Vanesa y yo? Hubiéramos ido al cine, eso seguro, y a la playa. A la playa muchas veces, porque yo en verano voy casi cada día por la mañana, y muchas veces hasta por la tarde, que a mí ir a la playa por la tarde me gusta casi más que ir por la mañana. Algún día podríamos haber ido a Barcelona, por pegarme un detalle. Así escritas no parecen muchas cosas, pero sí que lo son. Yo sé lo que me digo, aunque no sepa como explicarlo. De la Vanessa no es que esté súper colgado, pero joder, la tía está cañón y además es cantidad de maja y echada para adelante. Es una tía guay, aunque con la Vanesa siempre es hasta que le dé la ventolera, hasta que dure. Ella se ha enrollado con otros tíos de la clase, y siempre ha sido así. Un día bien y al otro nada sin demasiadas explicaciones, así que… Bueno, es verdad que nunca ha estado tanto tiempo de rollo con ninguno. Yo no se lo he preguntado nunca, pero ahora que caigo lo mismo no estamos de rollo y estamos saliendo. ¡Buah! Qué jefe si resulta que estoy saliendo con la Vanesa. Hombre, si me la llevo por ahí, pues entonces lo mismo sí que estamos saliendo. Bueno, si me la llevo algún día porque estando aquí a pocos sitios nos podemos ir. Supongo que por eso me jode tanto estar aquí, aunque me lo pase bien.

Otra de las cosas que echo de menos es a la vieja. Mira, yo sé que la vieja es una plasta la mitad de las veces, y que no se cosca de casi nada de lo que se me pasa por el coco, pero yo que sé, es la vieja. ¿Cómo no la voy a echar de menos? Además, que en verdad yo me río cantidad con ella, y más ahora, cuando estamos los dos solos en casa, o la acompaño a comprar y me va contando cosas de cuando ella era cría, que eso sí que es una risa. Cuando se juntan ella y la abuela hablan altísimo, que se entera todo el bloque. El abuelo tenía que poner la tele a todo volumen porque decía que no oía. Vaya locura de casa era aquello. Ahora gritan igual, pero ya no suena la tele del abuelo. Lo echo de menos, también, claro, aunque yo era muy pequeño cuando se murió. Buah, y ¿sabes qué más echo de menos? Pues mira, echo de menos estar en mi casa. Solo. Estar solo y poder quedarme mirando al techo con la mente en blanco, o fumarme un piti en la cama, que aquí no sé cómo no me ha entrado un siroco nervioso de no poder casi fumar. Y comerme un polín, eso también lo echo de menos. Ah, sí, y también jugar al fútbol con los chavales del barrio, o con los de clase, que aquí aunque juegue al fútbol hay cada patata que esto la mitad de veces ni es fútbol ni es nada.

sombrillas en la playa

Y mira, no me quiero poner en plan mal rollo, que hoy, joder, hoy lo hemos vibrado montándonos en todos los sitios y tal, pero, me agobia un poco que mañana ya va a ser lunes y aquí los lunes son lunes. Quiero decir, que en mi casa, en Badalona, en agosto, los lunes y los domingos son iguales. En agosto uno no sabe en qué día vive: te levantas, te vas a la playa, llegas a casa, te duchas, comes, echas la siesta, te arreglas un poquillo y a la calle otra vez. Y da igual si es lunes o jueves o sábado. Bueno, el sábado igual te montas algún plan un poco más guapo, pero vamos, que no te rallas por si va a venir la psicóloga a preguntarte que qué vas a hacer con tu vida, o si te va a tocar cavar los palos de una cerca, o si te van a poner a hacer pinta y colorea, o lo que sea. Yo qué sé, yo es que las vacaciones me las monto bien, no me quedo ahí delante de la tele un puñado de horas como se quejan muchas madres. Es verdad que a veces me subo a casa del Carlitos a echar unos Pro, pero nada de vicio chungo como algunos de mi clase que están subnormales con los videojuegos, que nada más que saben hablar de eso. Claro que a estos tíos ya se les ve, no se han liado todavía con ninguna y yo, la verdad, veo chungo que lleguen a tocar una teta o algo como sigan así.

Lo de la psicóloga en verdad, ahora mismo, es lo que más rallado me tiene. Yo no quiero que me trate como si fuera un loquito, eh. Que cuando me salió con lo de los tacos me entro el canguele. A ver qué me van a hacer. Que sí, joder, que yo digo tacos, vale, sí. Pero es que no lo puedo evitar, me salen solos. No es que yo este pensando “voy a ver si digo tres tacos más y me hago un combo”. No, hombre. No sé de qué o de dónde me viene. El abuelo decía bastantes tacos, y el viejo también, el viejo decía un puñado de tacos, sobre todo cuando se pillaba el punto con los cubatas, pero no sé. Ya digo, me salen. Qué le voy a hacer, a eso no se le puede poner barrera, si salen pues salen, ¿no? Y luego está el rollo este de tener que saber ya qué vas a hacer con tu vida. Esto es una full enorme. ¡Yo qué sé que quiero hacer con mi vida! De momento lo que quiero es comerme un bikini con una CocaCola bien fría, que el vaso tenga un montón de hielos. Es que joder, no tiene sentido. De verdad que no tiene sentido. Que tengo quince años, hombre, y en el cole nos han dicho que ahora ya viviremos noventa o cien años todos, ¿cómo me voy a poner a decidir ahora lo que quiero hacer con mi vida? ¿Y si la cago y lo que escojo no me gusta? Buah, qué rallada. Si es que tampoco sé decir que es lo que me gusta ahora. O sea, a mí la vida que llevo ya me está bien. Claro que hay cosas que me tocan las pelotas, pero en el fondo ir al cole, y eso, es cómodo. Hay cosas que me dan un montón por el culo, que sí, que no te digo que no, pero vamos, cuando algo te ralla en el cole pues te pones a pensar en los pajarillos y ya está. Por eso creo que lo de taxista no debe estar tan mal. Te sacas el carnet y lo del taxi, que tampoco debe de ser tan chungo como estudiarse una carrera, y luego pues nada, para aquí y para allá, aire acondicionado, música y tal. La verdad es que cada vez que lo pienso lo veo más claro. Conducir, además, debe de molar la hostia, y se ven muchos taxistas con auténticos pepinacos de coches, con Mercedes y todo, eh, que eso debe de ser un avión. En fin, a mí si me pregunta otra vez le cuento eso, a ver si así no me vuelve a llamar más.

peatge

En fin, por hoy creo que lo voy a dejar, que a mí también se me cierran los ojos. Además, el Héctor ha empezado a respirar cantidad de fuerte, que no es que el chaval ronque, pero respira que parece una ballena luchando por sobrevivir, y así no hay quien piense y escriba, que hasta el Sergio ha empezado a cagarse en sus muertos, que lo sé yo por la cara que pone y los ruidos que hace, que no para de hacer petar la lengua: pcht, pcht. Vaya cuadro. Voy a ver si me pongo la música, que con el ruido que mete el gordaco seguro que no me duermo. Mañana será otro día.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s