SUMMERCAMP – Día 9


mosquitos mano

Sábado. Hoy he dormido como el ojete de mal. Estuve rallándome un montón con lo de la psicóloga. Pero ¿qué mierda de summercamp es este en el que o nos ponen a pintar tablas, o a cavar cercas, o nos rallamos por la psicóloga chalada que va de amiga? ¡Joder… qué cruz! Me he despertado un montón de veces, porque hoy además ha hecho viento y movía la ventana que teníamos abierta. El Sergio ha estado leyendo toda la noche, o casi toda la noche, no sé; cuando yo me despertaba el tío estaba ahí, a lo suyo. Se ve que ya se ha acabado el tochaco ese de El quadern gris, que eran como 750 páginas o así. No veas el tío, ¡si lo empezó hace cuatro días! Vaya crack, en verdad. Si hablara más ya sería la hostia, porque debe de saber de todo con lo que lee, aunque claro, con esta gente siempre es igual: hablan de cosas que, como no hayas leído igual que ellos, no te enteras un carajo. Otra de las cosas que me ha tocado la polla esta noche han sido los mosquitos. Estos días no había tenido problemas, pero hoy me ha picado uno en la mano, con lo que jode, y me he estado despertado cada dos por tres a rascarme. He estado todo el día cayéndome de sueño.

Durante el desayuno he aprovechado para preguntarle a estos que qué querían hacer con su vida. La Carla dice que aún no lo tiene muy claro, que ella quiere estudiar algo de biología, o ciencias de la tierra o algo así, claro, como es hippy le va que ni pintado. El Sergio no sabe si hacer filología, o estudios literarios o alguna movida así. Joder, claro, sino qué. Y la Alba dice que no lo tiene muy claro, tampoco. Que no sabe si hacer magisterio, o humanidades, o puede que hasta se vaya fuera un año a estudiar, o a hacer la carrera, y que entonces ya verá. Joder con la tía, qué nivel. De la mayoría de cosas que me han dicho estos yo no tenía ni idea. A mí es que no me ha dado ni por buscar las cosas que se pueden estudiar, así que les he ido preguntando qué se estudiaba en esas carreras, porque todo son carreras, que estos tres ya tienen mega claro que van a ir a la universidad. Lo de la Carla son cosas de bichos, o de piedras y lluvia y clima y de todo eso. Nada, eso descartado, yo para eso no sirvo. Lo del Sergio, pues eso, cosas de leer literatura y de lengua y eso. Hombre, yo las cosas de lengua, mira, no soy el que más faltas hace de la clase, pero leer creo que no es lo mío, no sé. Si el nivel de lectura de la peña que estudia eso es el del Sergio apaga y vámonos. Descartado, eso descartado también. Lo de la Alba es para ser profe de niños de primaria. Joder, con lo cabrones que hemos sido nosotros con los profes yo no sé si me veo poniéndome delante. Además, yo qué les voy a explicar si tampoco es que sepa muchas cosas. Que yo… no sé, lo voy sacando todo, pero así raspadillo, para que no se quejen en casa, que ya lo último hubiera sido darle disgustos a la vieja por no sacarme los cursos. Lo de humanidades se ve que es un poco de todo: un poco de historia, de literatura y tal. Se ve que es bastante de leer, también. Pues nada, descartado también. El Jordi también lo tiene bastante claro, dice que él va a hacer bellas artes, que también es una carrera en la universidad. Eso es lo que se estudia si quieres ser pintor, y que sino pues que quizá se va fuera a aprender. Joder, qué nivelazo. El Jesús también lo tiene claro: dice que él se hará un módulo de administración y que cuándo tenga dieciocho tacos se apuntará al carnet y se sacará lo del taxi, que su padre tiene uno y así se pondrá a currar con él. Joder, puta madre. Eso sí que mola, con tu coche para aquí y para allá. Le he dicho que para eso qué había que hacer y el tío me ha dicho que hay que tener una licencia de taxi, que ahora valen como veinticinco mil pavos. Hala, a cascarla. Pues esto descartado también, porque yo como mucho, pero como mucho, debo de tener cien pavos o así. El Andrés dice que no sabe, que a él le gustaría algo de informática o así, o alguna ingeniería. Joder con el niño mono, nos hemos quedado todos flipando. El Héctor dice que él tampoco tiene ni idea, que estudiar no, que si eso un módulo, pero que no sabe de qué. A él todavía le queda por hacer cuarto de la ESO. Yo les he dicho que yo me he apuntado al bachillerato social, pero que en verdad no tengo ni idea de si eso es lo mío o no. Que los profes me recomendaron eso para luego hacerme un módulo y meterme de administrativo en algún sitio, aunque yo qué sé, a mí lo de administrativo no me dice nada, pero es que joder, realmente a mí nada me dice nada. Las niñas me han estado diciendo que no me agobie, que ya encontraré algo que me guste. Cuando hemos acabado el desayuno, el Sergio se me ha acercado y me ha dicho que quería decirme algo “a solas”. Yo me he quedado un poco flipando, pero hemos ido un rato a la habitación y el tío me ha dicho que no me preocupe por no saber qué hacer, pero que se ha fijado que escribo cada día en el diario, que quizá podría pensar en dedicarme a escribir. Me he quedado a cuadros, porque yo no creo que lo que escribo en el diario sea “escribir”. Se lo he dicho y el tío me ha dicho que da igual cómo escriba. Que al menos a eso le he dedicado un rato cada día. Me ha vuelto a insistir en que me lea el libro, en que lea libros. Joder qué pesado. Le he dicho que sí, que sí. Que a ver si me lo podía acabar en lo que quedaba de summercamp. Voy el capítulo dos, no me lo acabo ni de coña, pero a ver, qué le iba a decir.

taxi

Por la mañana hemos estado haciendo juegos con agua: globos de agua, cubos… Yo he estado dándole vueltas a lo que me ha dicho el Sergio. Hombre, la verdad es que cuando hacemos redacciones en el cole no me salen mal. No la lío mucho con las faltas, que hay cada cazurro en mi clase que lo flipas, y les pongo imaginación, aunque tampoco creo que sean ninguna maravilla. También he estado pensando en lo del taxi. En verdad es una putada lo de la pasta, aunque yo qué sé, lo mismo hay alguna empresa que me puede contratar, es que eso de pasarse el día conduciendo debe de estar de puta madre también. Vas ahí con tu música, con tu aire acondicionado, y yo qué sé, en verdad lo peor de conducir deben de ser los atascos, pero mira, si te pagan por comerte un atasco pues no deben de ser tan malos, ¿no? Yo creo que si la tía me vuelve a preguntar le diré que yo de mayor quiero ser taxista, igual que el Jesús. A ver si así me deja tranquilo y no me pierdo más juegos en el summercamp, que joder, en verdad jugando y eso me lo paso bien. No sé por qué coño tiene que venir la tipa esta a amargarme los días que esté aquí.

chuletasconpatatas

Hoy hemos comido chuletas con patatas. Además de la ensalada de siempre han traído una bandeja con verduras a la plancha o a la brasa. Yo creo que eran de esas que venden congeladas que dicen que son a la brasa, y las cocineras las han echado a la sartén y tira que te va. No estaban mal, pero se notaba que no eran a la brasa, bien hechas. El Héctor no es muy amigo de la verdura. Yo le he dicho “nen, ¿tú no comes verdura o qué?” y el tío me ha dicho que “ahora no me apetece”. “Ahora” dice el tío, si no come nunca, que me he fijado yo. Total que se lo he dicho. Le he dicho “pero nen, ¿qué es eso de ahora? Di que no te gusta y punto, que a mí me la pela, eh, pero es que no te he visto comer nunca”. Es que joder, a mí esta peña que es una quedabien me revienta, es que me revienta. Bueno, pues flipa. ¿Sabes lo que ha hecho el puto gordo? Pues en lugar de decirme que sí, que no le gustaba la verdura (que hubiera sido lo normal y todos tan amigos), no: el tío ha rebuscado un trocillo pequeño de berenjena y se lo ha echado al plato. Hala, hala… es que es la hostia el niño este. Pues nada, él sabrá. En serio, el sabrá lo que come, y las bolas que se cuenta a sí mismo, que esto es la hostia también. A la hora del café el Sergio se ha ido a hablar con los profes y ha estado con ellos hasta que hemos empezado las actividades de la tarde. Yo me he quedado flipando, y le he preguntado que cómo que ha estado tanto rato. El tío me ha dicho que ha ido a pedirle a la Nerea el tercer libro, y que han estado dándole la brasa con las horas de lectura y eso. Bueno, el no ha dicho “dar la brasa”, pero vamos, que es lo mismo. Normal, es que es muy hardcore que el chaval se haya leído en cuatro días el tochaco ese. Los profes se deben de haber pispado. Pero se ve que el tío lo tenía todo pensado. Les ha dicho que ya se había leído el libro antes, así que no se lo ha vuelto a leer todo entero, sino que ha estado releyendo las partes que más le gustaban. ¡Qué jodido el chaval! Se ve que los profes se lo han creído. Anda que si llego a ser yo me la iba a colar. A ver, es que hay que ser lerdo. Si ya te has leído el libro, ¿para qué te lo vas a volver a leer? Es que el Guillermo y la Nerea tienen cada cosa que, de verdad, a veces parecen lerdos.

Por la tarde, antes de empezar las actividades nos han dicho que tenían una sorpresa para nosotros: mañana se nos llevan a Port Aventura. ¡Hostia puta, qué guapo! Nos hemos puesto todos la mar de contentos. Nos han dicho que hoy durmamos bien, y que mañana salgamos con el bañador y llevemos una muda de recambio. Que sí, hombre que sí, que ya lo tendremos todo listo. También nos toca madrugar un poco más, pero nada, lo que dice la abuela: sarna con gusto no pica. Luego hemos estado toda la tarde jugando a capturar la bandera, con las banderas de nuestros equipos. Como éramos cuatro hemos hecho un poquillo de trampa y hemos dicho de fundirnos en un sólo equipo con el Héctor, el Andrés y la Carla. Mira, tenerlos en nuestro equipo no era la mejor estrategia para ganar, pero qué coño, son colegas. Si pillabas a otro chaval de otro equipo pasaba a ser parte del tuyo. El Héctor se ha dejado pillar pronto y lo hemos puesto a defender la bandera del nuestro. El chaval no es el más rápido, ya lo sabemos, pero el tío ahí, tan gordaco y con los brazos abiertos, daba respeto para acercarse a la bandera. El Sergio ha estado cambiando de bando casi a cada minuto, porque no paraban de pillarlo de un lado y de otro. El chaval no se ha movido mucho esta tarde, debía de andar cayéndose de sueño después de haber estado leyendo por la noche. De todas formas, la sorpresa del juego ha sido el Andrés que, después de dejarse pillar por nuestro equipo, ha conseguido robar la bandera sin que nadie se pispara. Se ve que el tío se ha estado escondiendo un buen rato y, cuando ya nadie contaba con él, el tío ha ido andando mientras uno salía a pillar a otro y se ha llevado la bandera para nuestro campo. Joder con el chaval, nos hemos puesto todos contentísimos y lo hemos abrazado y todo. El chaval no cabía en sí de contento. Es que este tío siempre te sorprende. El chaval está chalado perdido, porque tiene lo suyo que vaya tela, pero cuando está cuerdo es la hostia de majo y de divertido y luego tiene un sentimiento de la amistad que te quedas flipando.

cócteles-de-colores

Hoy hemos vuelto a jugar al fútbol y, como era sábado, por la noche los profes nos han vuelto a preparar cócteles de esos multicolor. La Alba, el Álex y el Jesús se han puesto a tocar canciones y hemos estado cantando y riendo hasta que los profes han venido a decirnos que nos fuéramos a dormir, que mañana había que madrugar. La vieja lo está flipando con Mallorca. Se ve que están morenísimos y no para de enviarme fotos de paellas, y fideuá y arroz negro, y platos de almejas y mejillones. Joder, se están poniendo las botas. La Vanessa, este finde, se ha vuelto a subir a Lloret. La tía no para de mandarme fotos de ella en bikini que hacen que me ponga malísimo. Joder, la echo cantidad de menos. En fin, hay que resignarse y vivir estos días. ¡Mañana me voy a Port Aventura!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s