SUMMERCAMP – Día 7

minibus_grande

Diario, hoy nos hemos tenido que levantar más temprano porque ayer nos dijeron que nos íbamos de excursión. Yo llevo dos noches sin dormir muy bien. Ando entre cabreado y harto y, aunque ayer volví a sentirme más o menos cómodo con los chavales de aquí, tengo ganas de volver a Badalona y estar tranquilo. Y de ver a la Vanesa. Sobre todo de ver a la Vanesa, claro. ¿Sabes qué echo un montón de menos? Bueno, pues la Vanesa lleva las uñas un poco largas y me acaricia el brazo con ellas, así en modo masaje, no sé si me explico. ¡Buah, qué escalofríos! Antes de enrollarnos estuvimos bastantes semanas hablando y la tía me lo hacía en clase, a ratos, y yo lo flipaba a colores. También me pone la mano en la pierna en clase. Yo al principio pegaba unos botes de cuidado, porque no me lo esperaba, claro, pero, al final, era una de las cosas que más me molaban. Me ponía la mano encima y la dejaba ahí, quieta. Yo no sé qué pensaría ella exactamente, pero a mí me daba cantidad de calma. No sé, no es bien bien calma lo que quiero decir, es… joder, no sé. Es… seguridad, aunque tampoco es seguridad: es como una mezcla de calma y seguridad y orgullo. No sé, joder, no sé cómo decirlo. Era como si con su mano en la pierna no tuviera quince años, no fuera un niñato de instituto escuchando una lección de algo que no me importaba un carajote. Tiene que haber una palabra. Preguntaré o la buscaré. Espero que no suene muy moñas, porque aunque describir esto sea un poco moñas lo que yo sentía no era moñas para nada. Yo lo que me sentía con la mano de la Vanesa en la pierna era un hombre. Eso, sí. Un hombre. Un hombre, la imagen de hombre que yo tengo en la cabeza. Un tío que se viste por los pies, como dice la abuela.

Bueno, total: que nos teníamos que levantar antes porque íbamos de excursión, pero no nos habían dicho dónde íbamos. Con el desayuno nos han repartido una bolsa de picnic y nos han dicho que no nos ronearamos, que conforme fuéramos acabando de desayunar saliéramos para afuera. Nos han montado en un autocar. A todo esto nosotros seguíamos sin saber qué íbamos a hacer y, claro, cuando nos lo han dicho hemos flipado. Se nos han llevado a hacer deportes de montaña: escalada, rápel, tirolina, puentes colgantes, kayak… ¡ha estado guapísimo! La Alba se ha sentado conmigo en el autocar y nos hemos estado contando la vida. Se ve que la tía es de arriba de la Diagonal, de por Lesseps o así, que yo no tengo ni idea de por dónde cae eso, pero que suena a pijo cantidad. Estudia en un cole privado, en uno de monjas de Santa Teresa, o teresianas o algo así me ha dicho, pero que se quiere ir a estudiar bachillerato a otro cole, a uno en el que se ve que el inglés es cantidad de pepino. Dice que está en la Vía Augusta, que tampoco tengo ni idea de dónde cae eso. Yo conozco la Vía Augusta de Badalona, donde está el Bingo y el hospital y la parada del bus para volverse del centro a casa. Pero bueno, volviendo a la Alba, la tía ha viajado la hostia, que se ve que cada verano sus viejos la mandan al extranjero a que aprenda inglés, y la tía ya maneja que te cagas. Me ha estado diciendo no sé cuántos grupos de rock en inglés que se ve que son la caña. Yo le he dicho que si cantan en inglés no me entero de lo que dicen, y a mí, en verdad, lo que me mola es enterarme de lo que dicen y poder cantar (bueno, cantar es mucho decir, más bien berrear) las letras. Me ha dicho que en verdad escuchando música en inglés se aprende un montón. Dice que me escribirá grupos en un papel, y me ha puesto algún tema en el mp3 que llevaba, que era un iPod de esos pequeños y súper pepinos. No veas, nen, no hay nada como manejar billetes y poder tener, y saber y ver.

tirolina

Y nada, lo que digo: que el día ha estado de putísima madre. El Andrés era un espectáculo verlo por ahí cagado de miedo de las alturas y todo eso. Yo creo que en algún momento el chaval lo ha pasado mal, pero la Carla lo iba animando y al final todos lo jaleábamos y le llamábamos campeón y el tío lo ha flipado, que venía y nos decía: “¿has visto que salto he dado” o “¿has visto que rápido he bajado?” o movidas así. En verdad, cuando el chaval se siente dentro de un grupo es un tío de puta madre y no pega gritos de esos de llamar a los monos, como Tarzán, ni se queda loco ni nada. Pero vamos, que el tío tiene su chaladura nivel grave, que se le ve que fino no está porque a veces te habla que no sabes si está hablando o está rezando en plan monserga, que tienes que decirle “Andrés, tete, más despacio rey, que no me cosco” y entonces el tío hace así como un amago de desesperación y, la mitad de las veces, hasta pasa de decirte nada. Lo mismo es que como está tanto rato callado, cuando abre la boca se le apretujan las palabras y salen todas ahí, en retahíla que diría la abuela, y no se entiende nada. La que se lo ha pasado teta ha sido la Carla, que como es hippy iba como las cabras por las cuerdas y por la pared. No veas qué culazo se le veía a la tía cuando se ha puesto a escalar, mahare, ¡qué redondo! El Sergio… El Sergio ha sido él mismo todo el día. A ver, normal, pero quiero decir, que el tío no ha sonreído ni un puto minuto, vaya a ser que gastara energía y luego perdiera ritmo de lectura. O sea, es raro, porque el chaval lo ha hecho todo: ha escalado, ha hecho rápel, se ha tirado en tirolina, en fin, todo, pero sin ninguna expresión. Tu lo mirabas y era como si estuvieran tirando por la tirolina a un maniquí. Ni un grito de aaahhh, ni nada. El tío ahí, frío, como el muerto que es. El Héctor sí que ha sufrido un poco: escalar le ha costado un montón, se ve que son muchos kilos para subirlos sólo con las manos y la poca ayuda que te hacen los pies. El tío que le aguantaba la cuerda, porque hay un tío abajo que te aguanta la cuerda, le daba tirones para ayudarlo a subir y el gordaco se ha espiñado un poco la tripa por las rocas, pero bueno, nada grave. Le han dejado tirarse a él primero en lo del rápel y el tío que estaba ahí controlando le ha dicho “vine, que tu estàs molt fort i m’ajudaràs a cuidar de tots aquests” y le ha hecho sentarse en una cuerda que se ve que era de seguridad o no sé qué. El tío se ha sentido útil y le han dicho que estaba fuerte y se ha puesto contento, pero joder… ¿cuerda de seguridad? ¿y se la damos al Héctor? Estamos locos o qué, ¿no veis que si el chaval huele a bollo sale corriendo a comérselo? Que a ver, si lo que hay que hacer es sentarse para que eso haga peso pues sí, entonces el Héctor sí vale, que es el más gordaco, eso se ve a la legua, pero no jodamos, a ver si la va a liar y nos desgracia. Luego hemos pasado por unas cuerdas de hierro muy finas, tipo puente, pero sólo era una cuerda, así que los pies casi no cabían. Había un trozo que pasaba como por un charquillo de agua que estaba al lado del lago (porque el sitio ese tenía lago) y el tío se ha resbalado y ha acabado mojándose hasta las rodillas, que ha ido todo el día con las bambas chopadas que a cada paso que daba sonaba a pedo. Pero espérate, porque ahí no se acaba la cosa: cuando se ha tirado en la tirolina el tío se ha quedado en medio. El guía le ha tenido que decir que tenía que darse la vuelta, coger la cuerda e irse moviendo hasta llegar abajo, pero le ha entrado el canguele y no había manera. Total, que el guía ha empezado a pegarle unos tirones a la cuerda que el Héctor se movía como si fuera un yo-yo. A mí me dolía verlo, porque con el arnés de seguridad que te ponen al chaval le deben haber hecho polvo los huevos, que eso ya aprieta de por sí cosa mala, y a él, que tiene unos jamonacos de piernas que para qué, pues no te quiero ni contar.

boscos_osonencs011

Nos han llevado a comer a un bosquecillo de no sé qué tipo de árboles han dicho, y, mientras nos comíamos el bocadillo y la fruta que nos han dado, un tío se ha puesto a explicar cosas de los pájaros y las ardillas y los topos y los ratones de campo y de toda clase de bichos que tienen por ahí, que se ve que tienen hasta culebras y todo. Aquello nos estaba importando una mierda a todos, bueno, a todos menos a la Carla que no paraba de preguntar cosas y de decir que ella había estado en no sé dónde y que había visto no sé qué y tal y cual. Cómo se nota que la tía es de campo, bueno de campo, hippy, que hoy era para verla cómo iba, que daba un buen rollo de la hostia y estaba la mar de bonica. Es que en verdad es súper bonica la tía esta, y siempre se ríe con esa sonrisa que tiene ella que te contagia, bueno, al menos a mí me contagia. La tía siempre está contenta, yo no sé cómo se lo hace. Lo mismo es que se fuma unos trócolos de yerba del mil, quién sabe, como es hippy… Después de comer hemos estado un rato a la sombra de los árboles. Yo he seguido hablando con la Alba, y la Carla se ha ido por ahí a buscar hojas o no sé qué. Es que ya te digo, a la tía sólo le falta hacer el símbolo de la paz con la mano. Luego hemos vuelto a bajar dónde el lago, nos han dado un chaleco salvavidas a cada uno y nos han montado en unas kayacks para que remáramos un rato. Hacía sol, pero se estaba bien. De todas formas, aquello de remar poco. Ha sido una guerra de agua sin piedad. Venga todos a echarnos agua con el remo, que hemos acabado empapadísimos. El pobre guía no sabía qué hacer y al final hemos acabado todos capuzados en el lago con la ropa que llevábamos. Menos mal que nos habían dicho que nos pusiéramos bañador y lleváramos alguna muda de recambio, pero vamos, que ahí nos hemos echado todos al agua sin hacer miramiento de si llevábamos pantalones o bañador o lo que fuera. El pobre guía, de verdad, no sabía qué decirnos, así que al final ha visto que no éramos su problema y, como ya nos habíamos mojado, pues se ha estado partiendo la caja con nuestras chorradas. El lago, por eso, no cubría nada. Al principio hemos intentado hacer ahogadillas, pero vamos, tenías que partirle el cuello al otro para poder ahogarlo. Demasiado esfuerzo, no salía a cuenta. Las que han intentado descuajeringarme las cervicales intentándome ahogar han sido la Alba y la Carla, que se me echaban encima de la cabeza con todo el cuerpo y todo. Ha sido una risa hasta que ha venido el Héctor, que también se me ha echado encima y, además de ahogarme, que he tragado agua como un condenado, casi me deja paralítico del hostión que me ha dado en el cuello y en la cabeza. ¡Qué animal! Puto gordamer…

En fin, que al salir del agua teníamos que secarnos y, aunque aún había sol, los guías han encendido una hoguera para facilitar la tarea. Joder, joder… a aquello le faltaba el Kumbaya. La Carla en su salsa, hablando con los guías y de todo. Un poco más secos ya, nos hemos cambiado y peinado un poco y hala, al autocar de vuelta al casoplón donde estamos. La verdad es que ha sido un día de puta madre. En el autocar nos hemos estado riendo todos recordando lo que hemos hecho y al llegar nos hemos dado una ducha y hemos bajado a cenar. Hoy ha sido el primer día que nos han dado judía verde con patata. Esto siempre es igual: o la cocinas en tu casa o queda aguada y sin sabor ¿por qué, dios mío, por qué? De segundo han vuelto a sacar croquetas, que al Héctor se le han hecho los ojos chiribitas y, otra vez, como el primer día, han tenido que traer otra bandeja a la mesa. Madre mía, Héctor, la psicóloga te mata, chaval. Todavía explotaras en estos días que te quedan de summercamp y a la pobre le jodes la carrera. Después de la cena los profes han vuelto a poner una peli. Yo estoy convencido que esto de la peli es por el pollo que les lié yo ayer; toma, para que tú veas. Han puesto una que tenía pinta de vieja pero que estaba graciosa. Se llamaba Johnny Palillo y era de un tío que, físicamente, es igual que un mafioso y lo confunden con él, pero el tío es un pringado y la lía parda. Hace un rato he hablado con la vieja que me ha puesto al día, con pelos y señales, de todo lo que está haciendo en Mallorca. Me ha hablado hasta de una carretera que dice que tiene un nudo de corbata, La culebra o algo así, que yo no me he enterado de nada, pero la tía lo contaba con una pasión que aquello debe de ser la hostia de bonito. También le he escrito a la Vanesa, pero no contesta y yo estoy rendido, así que creo que voy cerrando esto y me voy ya a la cama. Mañana será otro día, este ha sido cojonudo.

Sa Calobra - Mallorca

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s