DESPEDIDAS IN ITINERE

Este post que vas a leer es antinatural. No tiene una vocación estética ni informativa. No me satisface escribirlo ni publicarlo pero uno siente en su fuero interno la necesidad de escribir, de publicar mejor dicho, para cerrar ciclos que inició escribiendo. Esta publicación es, por tanto, un epitafio, el epílogo de una época. Voy a datarlo para que sea más épico:

Marzo de 2007 – Septiembre de 2012.

 

Sirva el latinajo de escusa a la tardanza de la necrológica pero no he podido hacerlo mejor. Los planes no suelen salirme bien. Será cuestión del azar o de que planifico con el culo, esto último lo intuyo, aunque no sé si quiero confirmarlo. Siempre podría echar la culpa a la parentela y decir “es que esto de planificar mal me viene de famlia”, pero ¿para qué? Yo lo que trato es de despedirme de una parte de mí que se proyectaba entre cuatro paredes de colores, en una cocina roja, en una luz rojo-burdel y en una colcha de elefantes indios. Ahora habrá que aprovechar el impulso de la negación, que no sé qué es eso pero que queda de la hostia en un currículum de educación sentimental. “A mí es que la vida me dio un perdigonazo cuando empezaba a volar” -puedo decir si estoy de cañas- o “las relaciones padres-hijos nunca son unidireccionales” -si estoy de vinos-, aunque dudo mucho que pueda estar de cañas y de vinos, o al menos con la asiduidad con la que lo venía haciendo. La cuestión es que, aunque tarde, me he despedido. Pero no se crea el amable lector que este post sin vocación estética tiene una finalidad lacrimógena, no. Esta despedida se produce in itinere, es decir, mientras voy a trabajar; que es una cosa que no hacía desde que gobernaba en el sacro reino de España un señor de Valladolid. Esto es, sin duda, un motivo de alegría y no sólo porque en estos tiempos de mierda (qué poca vocación estética, pardiez) tener trabajo sea un lujo (que tampoco es que esto sea la hostia) sino porque por fin soy bibliotecario de verdad y eso me gusta. Me gusta mucho. Y así estoy, cerrando ciclos y abriendo otros, pero de eso ya hablaremos otro día.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s